Dragón de Wawel

Según cuenta la leyenda, un maligno dragón vivía en una cueva en la colina de Wawel mientras se dedicaba a devorar a los ciudadanos y nadie sabía cómo acabar con él.

Fueron muchos los que lo intentaron, hasta que un pobre zapatero decidió rellenar con azufre la piel de un cordero.

El dragón devoró el cordero y le entró una sed inmensa, por lo que se bebió toda el agua del Vístula y explotó. De este modo los ciudadanos se vieron liberados de su gran pesadilla.

La Cueva del Dragón

Actualmente es posible visitar la cueva del Dragón de Wawel durante los meses de verano. Tras acceder a través de un antiguo pozo y descender 21 metros es posible recorrer una parte de la antigua morada del dragón hasta llegar a las orillas del Vístula.

El Dragón

A la salida de la cueva se encuentra una gran estatua del dragón realizada en 1971 que cada cinco minutos echa fuego por su boca, algo que la convierte en una de las principales atracciones de la ciudad.

Horario

Desde mayo hasta octubre: de 10:00 a 17:00 o 19:00 horas.
Resto del año cerrado.

Precio

Entrada: 3PLN.
Menores de 7 años entrada gratuita.