Basílica de Santa María

Construida en el siglo XIV en uno de los laterales de la Plaza del Mercado, la Basílica de Santa María (Kościoł Mariacki) es un imponente templo de estilo gótico que constituye uno de los monumentos más importantes y conocidos de Cracovia.

Sobre la basílica

La fachada de la basílica se encuentra flanqueada por dos torres de diferentes alturas. La torre más alta, decorada con una corona dorada, es conocida como “Hejnalica” y en el pasado funcionaba para informar sobre la apertura y cierre de las puertas de la ciudad además de los incendios y los ataques enemigos.

Actualmente la trompeta suena cada hora desde la torre entonando el “hejnal”, aunque la melodía se ve bruscamente interrumpida en recuerdo del trompetista que fue asesinado cuando trataba de alertar a los ciudadanos de la invasión de la ciudad.

En el interior de la basílica destaca especialmente un retablo de madera del siglo XV con más de 200 figuras talladas que, con 12 metros de longitud, es el más grande de toda Europa.

Una visita imprescindible

La Basílica de Santa María es uno de los monumentos más representativos de Cracovia y merece la pena brindarle una visita.

Durante los meses de verano es posible subir a la torre "Hejnalica" para ver la ciudad desde las alturas y acceder a la sala del mítico trompetista. Es una de las mejores vistas de Cracovia.

Horario

De lunes a sábado: de 11:30 a 18:00 horas.
Domingos: de 14:00 a 18:00 horas.

Precio

Adultos: 10PLN.
Estudiantes:5PLN.
Mayores de 65 años: 8PLN.

Transporte

A pie desde la Plaza del Mercado.